Mi hijo duerme mal desde que va a la guardería, Consejos para padres

Mi hijo duerme mal desde que va a la guardería, La llegada de un hijo a la familia trae consigo muchos cambios, y uno de ellos es el sueño.

La mayoría de los padres se preparan para no dormir bien durante los primeros meses del bebé, pero ¿qué pasa cuando el niño ya ha crecido y sigue teniendo problemas para dormir?

Muchos padres se enfrentan a esta situación cuando sus hijos comienzan a asistir a la guardería. En este artículo, ofrecemos algunos consejos para ayudar a los padres cuyos hijos duermen mal desde que van a la guardería.

¿Por qué los niños duermen mal en la guardería?

Cuando un niño comienza a asistir a la guardería, se enfrenta a muchos cambios y desafíos. Uno de los desafíos más importantes es el nuevo entorno y la falta de familiaridad.

Los niños pueden sentirse inseguros y ansiosos en la guardería, lo que puede afectar su capacidad para conciliar el sueño por la noche. Además, los niños están expuestos a muchos estímulos nuevos durante todo el día, lo que puede hacer que les resulte difícil relajarse y conciliar el sueño.

Consejos para ayudar a los niños a dormir mejor en la guardería

A continuación, presentamos algunos consejos que pueden ayudar a los niños a dormir mejor en la guardería:

Te puede Interesar:  ¿Porqué no me quedo embarazada si no tengo ningún problema? Descubre posibles causas

Crea una rutina de sueño consistente

Establecer una rutina de sueño consistente puede ayudar a los niños a sentirse seguros y cómodos en la guardería. Establece una hora de acostarse regular y sigue la misma rutina cada noche.

Esto puede incluir un baño, un cuento y un abrazo antes de dormir. Trata de mantener la misma rutina los fines de semana para que el niño se sienta más seguro y cómodo.

Crea un ambiente de sueño cómodo y relajante

Un ambiente de sueño cómodo y relajante puede ayudar a los niños a dormir mejor en la guardería. Asegúrate de que el niño tenga una cama cómoda y ropa de cama suave y acogedora.

Apaga las luces y crea un ambiente tranquilo y relajante. Puedes utilizar música suave o ruido blanco para ayudar al niño a relajarse y conciliar el sueño.

Reduce la exposición a estímulos antes de dormir

Reducir la exposición a estímulos antes de dormir puede ayudar a los niños a relajarse y conciliar el sueño más fácilmente. Evita la televisión, los videojuegos y los dispositivos electrónicos por lo menos una hora antes de dormir.

En su lugar, puedes leer un cuento o hacer una actividad tranquila con el niño.

Crea un ambiente seguro y familiar en la guardería

Crear un ambiente seguro y familiar en la guardería puede ayudar al niño a sentirse más cómodo y seguro. Puedes llevar un objeto familiar del hogar, como un peluche o una manta, para que el niño se sienta más seguro y cómodo en la guardería.

Habla con el personal de la guardería sobre las rutinas y actividades que realiza el niño en casa para que puedan recrearlas en la guardería.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?

Si tu hijo sigue teniendo problemas para dormir después de haber intentado estos consejos durante varias semanas, es posible que necesites buscar ayuda profesional.

Te puede Interesar:  Tapón mucoso cuanto falta para el parto

Un pediatra o un especialista en sueño pueden ayudarte a identificar cualquier problema subyacente que pueda estar afectando el sueño de tu hijo y ofrecer consejos personalizados para ayudar a tu hijo a dormir mejor en la guardería.

La guardería puede ser un entorno desafiante para los niños, y muchos padres se enfrentan a la situación de que sus hijos duermen mal desde que van a la guardería.

Sin embargo, con algunos consejos y estrategias efectivas, los padres pueden ayudar a sus hijos a dormir mejor en la guardería. Crear una rutina de sueño consistente, establecer un ambiente de sueño cómodo y relajante, reducir la exposición a estímulos antes de dormir y crear un ambiente seguro y familiar en la guardería son algunas de las estrategias que los padres pueden utilizar para ayudar a sus hijos a dormir mejor en la guardería.

Fuente: https://www.sleepfoundation.org/articles/bedtime-routines-children